Thursday, April 16, 2015

El Milagro del Parto y el Parto en el Agua

Tengo el placer y el honor de ser la coordinandora de las formaciónes y talleres de Barbara Harper, Waterbirth International, comadrona de EEUU internacionalmente reconocida, experta en su campo, a través de la pagina www.barbaraharperespana.com

Unas formaciones y un taller importante y maravilloso para ampliar y mejorar los conocimientos sobre el parto en el agua y el parto fisiológico y respetado. No te lo puedes perder!

Quiero dejar claro que Waterbirth International sólo certifica a profesionales sanitarios, es decir, comadronas y ginecólogos para asistir partos en el agua.

Hay talleres y formaciones que Barbara Harper da que están abiertos al publico, pero dejamos claro, y es muy importante distinguir, que el Certificado Oficial de Waterbirth Internati0nal que certifica para ASISTIR a partos en el agua están exclusivamente reservados para matronas, médicos y hospitalesPersonas que NO son personal sanitario únicamente recibirán certificado de "participación" y esto no les certifica para asistir partos de ningún tipo. Creemos que la figura mejor capacitada para asistir partos de bajo riesgo es la matrona. Gracias.

La Formación esta dedicada a personal sanitario y el Taller esta abierto al publico.

www.facebook.com/elpartoenelaguaconbarbaraharper

Friday, February 13, 2015

Que hago como doula? Y por que?



Como doula que lleva casi 7 años acompañando a mujeres y a sus parejas en partos hospitalarios y en casa, tanto en EEUU como en España (aunque mas en EEUU) esto es lo que hago, en general.

Durante el embarazo quedo con la pareja una media de 3 veces durante 3 horas cada vez. En esas citas hablamos de las preferencias y de las necesidades de la madre, practicamos algunas posturas que le puedan facilitar el parto, y le ofrezco informacion que le pueda ser útil o que la madre me pida, les ayudo a elaborar su plan de parto, siempre respetando sus decisiones y deseos. Y estoy disponible por teléfono y email.
Cuando la mujer empieza a tener contracciones en las que quiere compañía pero aun no quiere ir al hospital me llama y voy, le ayudo a encontrar la calma y la fuerza, esa voz dentro de si para que exprese lo que ella quiere, y la postura que mas le gusta. Ayudo a su marido a estar tranquilo, que sepa que lo que siente y hace su mujer, y lo que está pasando es normal, y que él le está dando un apoyo estupendo. No va ni el ginecólogo, ni la matrona (que esta de guardia) porque ellos así lo deciden, o no pueden, ellos deciden que ya les avisaras cuando vayas al hospital. Claro que también hay matronas que están dispuestas a hacer el apoyo en casa antes de que vayas al hospital (aunque no es necesario hacer seguimiento en es momento así que no es necesario ser matrona), lastima que no sea la misma matrona o gine del hospital, ya que es importante que haya el apoyo continuo. Aquí en EEUU por lo menos te suele asistir la misma matrona o ginecólogo que te ha seguido el embarazo, algo que encuentro muy triste que no sea así en España. Cuando llega el momento y la madre decide vamos al hospital, todos, porque en EEUU la madre puede tener a quien quiera, y cuantas personas quepan en la habitación con ella (es su parto, y es algo que debería cambiar en España). Al llegar al hospital las enfermeras (no comadronas) hacen su papel, que es de tomar información, poner vía, tomar vitales, mientras entran y salen, y de mientras yo me aparto, ofreciendo alguna caricia o palabra a la madre o al padre cuando veo que pueda ayudar, le ofrezco un trapo caliente o frio a la madre… Luego llega la comadrona, o la ginecóloga; atenta, cariñosa, haciendo su papel, y me vuelvo a apartar, a no ser que la madre me quiera allí o hasta que la comadrona se marche. Cuando solo estoy yo en la habitación con la pareja, si es necesario ayudo a la madre a relajarse y le recuerdo que escuche a su voz interior que le pide lo que necesita. Si el parto lo necesita practicamos posturas de www.spinningbabies.com, y si fuera necesario le sugiero al padre que baile con ella, que este allí con ella, que le ayude con las posturas. Cuando vuelve a entrar la matrona me vuelvo a apartar dejando saber a la madre que estoy allí, la matrona hace su papel y si está ocupada con el nacimiento también estoy allí con la madre y el padre para recordarles lo bien que lo están haciendo.

En partos en casa es muy parecido, estoy con la pareja hasta que llega la comadrona, y entonces, o somos las dos o nos turnamos en dar el apoyo emocional, y cuando la matrona toma vitales y apuntes le paso un trapo frio por la frente o la nuca a la madre mientras se apoya en su marido. O cuando no se me necesita me aparto, les dejo solos, les hago fotos (todo esto en el hospital también), les traigo algo para comer y beber, tanto a los padres como a la comadrona, y formamos todos un buen equipo.
Después del parto hago una media de 3 visitas port-parto, a veces una en el hospital y el resto en su casa, me aseguro que la lactancia va bien, y si no, y no es una cosa simple le derribo al profesional que la pueda ayudar, me aseguro que esta durmiendo y comiendo bien, que tiene el apoyo que necestia, que esta contenta, hablamos del parto, de sus emociones, que lo que siente es normal, y que es una madre estupenda. Si tiene algún problema le recuerdo que hable con su comadrona y/o con el pediatra, y que confíe en sus instintos. Y también estoy disponible por teléfono y email. Y todo esto, desde el embarazo hasta el post-parto a la misma vez que la matrona o el gine y el pediatra hacen su seguimiento.

Es necesario que este allí, en el hospital o en casa? A veces no, pero aun así puede ser reconfortante, y otras veces he sido el apoyo para dar fuerza a los padres para evitar una cesárea, y a veces he ayudado con la lactancia en situaciones en las que nadie encontraba el problema. Se trata de trabajar en equipo, de respetar lo que quiere la madre, de dar espacio o apoyo cuando es necesario, nunca de tomar lugar o reemplazar a nadie. Y mi tiempo vale, al igual que el de todos, y si no lo hiciera valer no tendría para comer.

Explico esto porque se oye mucho en España que hay doulas que hacen cosas mas allá de sus límites, pero yo no he conocido a ninguna que lo haga, al contrario, todas las doulas que conozco yo no solo conocen sus límites sino que algunas hasta están acojonadas (perdona la palabra, pero es la que me ha salido) de hacer cualquier cosa que parezca intrusismo, y eso es muy triste. A mí me gustaría saber cuántas matronas realmente conocen a doulas que han hecho cosas que no les tocaba, o si la mayoría son voces que se corren, rumores. Y no es lo mismo una doula que hace tactos y seguimientos, porque eso no es una doula, que una doula que acompaña, y solo acompaña a una madre, que por el motivo que la madre decide no quiere o puede tener una matrona que le asista. Por eso creo que hay que tener mucho cuidado como se habla del tema, porque estoy segura que las doulas hacen mucho mas bien que mal, muchas mas que conocen sus límites, y cuando se critica a una doula por "asistir" en vez de acompañar, esa persona no es doula y no se le debe llamar como tal. Cada mujer tiene el derecho que la acompañen o asistan como ella quiera y con quien ella quiera, siempre y cuando la persona que le acompañe o asista sea sincera sobre sus conocimientos, su papel y sus límites. También hay quienes se están movilizando para aparentemente acabar con la figura de la doula, se creen que no son necesarias, y aunque realmente deseo que así fuera, la doula es la única persona con conocimientos sobre el desarrollo normal del parto cuya única responsabilidad es el bienestar emocional de la madre. Otros se piensan que doulas quieren tomar el papel de matronas; matronas pueden ser doulas pero doulas no pueden ser matronas. Esta lucha en contra de doulas es ridículo, mas desde mi punto de vista al haber trabajado en conjunto con varias comadronas maravillosas, formando un buen equipo, que aprecian lo que hago, tanto en EEUU como en España.

Ojala llegue el día en que todos veamos el parto de manera tan normal que nuestras madres, hermanas y amigas sean nuestras doulas, pero estamos muy lejos de ello porque hay mucho miedo al parto, y hay demasiados partos sobre-medicalizados, y al ser así por eso soy doula. El esfuerzo tendría que ponerse para cambiar y mejorar las condiciones del parto para la mujer y el bebé, los únicos protagonistas que cuentan y la única meta que deberíamos tener. Unidos, no divididos, es como lo vamos a conseguir.

Follow by Email